fbpx

Coaching de Vida

Logo Coach de Vida

Estamos a pocas semanas de salir de vacaciones, ¿por qué los padres de familia tenemos tanto miedo de que nuestros hijos se aburran?

¿Qué puedes hacer cuando escuchas esas dos temidas palabras «Estoy aburrido»?

¿Estás constantemente buscando tu teléfono para llenar un minuto vacío? ¿Te preguntas cómo sobrevivir a unas vacaciones escolares con niños aburridos? Esa temida sensación de no poder escapar de un momento indeseable: el aburrimiento nos llega a todos en ocasiones. Cuando estamos aburridos, podemos sentirnos inquietos, irritables e insatisfechos. También podemos experimentar síntomas físicos como fatiga, letargo y falta de energía. En esta ocasión vamos a analizar las implicaciones del aburrimiento y cómo la inteligencia emocional y el coaching puede ayudarte con consejos para niños aburridos y más importante saber sacar provecho de este espacio.

 

Como lo hemos platicado en otros momentos, las emociones son mensajes que nuestro cerebro manda, recordando experiencias vividas, el aburrimiento es uno de esos mensajes confusos que resultan incómodos y muchos de nosotros intentamos alejarnos o calmarnos para silenciar su ruido. Es una señal para que cambiemos la situación actual y busquemos una alternativa, es un mensaje subestimado que puede ayudarnos a crecer, sí así como lo oyes, nos ayuda a crecer……  Ya que  juega un papel importante en la inspiración, la innovación y la exploración. Artistas e investigadores descubrieron que la creatividad suele estar vinculada a esta emoción. 

Aquí recomiendo tres preguntas que hago a los padres con los que trabajo, estas interrogantes van encaminadas para aquellos momentos que tenemos todos como padres  en los que nos sentimos inquietos de ver a nuestros hijos aburridos:

 

¿Lo que estás haciendo es demasiado difícil o demasiado fácil?

Podemos aburrirnos y no poder prestar atención porque el trabajo es demasiado fácil o demasiado difícil. Los niños se muestran más comprometidos cuando las demandas cognitivas y los recursos cognitivos están en equilibrio. 

Me gusta reflexionar con los padres…. ¿Qué puedes hacer tú para desarrollar este momento como una oportunidad? : si tu tarea es demasiado fácil, considera proponer  probar algo nuevo o desafiante. Simplemente escuchar música absorberá parte de su atención excedente y hará que la experiencia sea más placentera. ¿Tu trabajo es demasiado duro y te sientes abrumado? Intenta dividir la tarea en partes más pequeñas para que parezca más manejable.

 

¿Lo que estás haciendo carece de sentido? 

La creación de significado es un motivador importante. Para algunos jóvenes es importante ver cómo ellos o el trabajo que realizan encaja en el panorama general. Los niños se aburren cuando pierden de vista el objetivo más amplio y, como resultado, pueden sentirse perdidos e incómodos.

 

¿Qué se puede hacer para cambiar esta situación? Replantear con ellos la tarea y dialogar en conjunto, la forma en la que el trabajo podría resultar útil y si es posible, buscar alternativas para servir a la comunidad de forma más amplia o a un propósito más allá de la parte de la que es responsable. 

 

¿Lo que estás haciendo está provocando sentimientos de inquietud? 

Vivimos muy apresurados y con una alta estimulación. A veces es difícil darnos cuenta de nuestros propios sentimientos, ya que están abrumados por todo el ajetreo de la vida. Para algunas personas, la sensación de aburrimiento resulta muy aterradora e incómoda. ¿Sabías que la tecnología puede estar provocando que nos aburrimos más?

Qué recomiendo hacer,  pregúntate a ti mismo: ¿Usar tu celular para abatir estos momentos de aburrición, calma tus sentimientos?  Tómalo en cuenta y dialoga este sentir con tus hijos adolescentes, es importante percibir ese aburrimiento, crea curiosidad, puede decirte lo que necesitas cambiar y ser una inspiración para el siguiente acto.

 

 También te tengo 4 consejos útiles para ayudar a los niños cuando les ataca el “temido” aburrimiento. 

Primero que nada, empezar a identificar qué hay detrás del sentimiento de aburrimiento del niño. 

Puede ser una necesidad de atención:  Los niños anhelan la interacción social, algunos más que otros. Estar con amigos y familiares les da a los niños un tranquilizador sentido de pertenencia e importancia. Algunos niños, cuando se sienten solos, a menudo se “aburren” y si no se satisface su necesidad de atención positiva, buscan comportamientos negativos para llamar la atención. Si no se abordan, estos comportamientos antisociales (peleas entre hermanos, rabietas, contestaciones, etc.) pueden convertirse en patrones. 

Una posible intervención con el niño que busca atención y está aburrido es decirle: “Parece que quieres un poco de atención de mi parte, terminaré mi tarea en 5 minutos y estoy contigo.

También se puede referir a una necesidad de autosuficiencia: Aprender a gestionar el tiempo no estructurado es una habilidad importante que deben aprender y enseñar. A muchos niños con muchas agendas se les lleva de una actividad a otra con muy poco tiempo de inactividad. Es importante darles a los niños tiempo libre para procesar sus pensamientos, sentimientos y experiencias del día para que puedan aprender de ellos. 

Asegurarse de que los niños descansen lo suficiente no sólo ayudará a acabar con el aburrimiento. También verá mejoras en casi todas las demás áreas del comportamiento de los niños.

Evitar sentimientos de incomodidad:  Los niños apenas están aprendiendo a identificar sus sentimientos. Los adultos desempeñan un papel importante a la hora de enseñarles cómo «hacerse amigos» de todos sus sentimientos (¡incluso del aburrimiento!). Uno de los primeros pasos para hacer amigos es conocerlos mejor. 

 

Pida a los niños que identifiquen su aburrimiento. ¿Cómo se siente? ¿Dónde está su cuerpo? Luego, sumérgete en los sentimientos que se esconden detrás del aburrimiento. Si, el aburrimiento está en la superficie visible del iceberg, ¿qué hay debajo de la línea de flotación? Pídele que dediquen algún tiempo a identificar pensamientos, sentimientos y acciones que están experimentando en este estado de aburrimiento. Descubrir su sentimiento puede ayudarlos a identificar otras cosas en las que les gustaría trabajar.

 

Desarrollemos en nosotros mismos y en nuestros hijos esta sensación de aburrimiento como una emoción positiva, que nos lleva a descubrir nuestro interior, sacándole el mayor de los provechos.

 

Scroll al inicio