fbpx

Coaching de Vida

Logo Coach de Vida

¿Cómo transformo el círculo vicioso por un círculo virtuoso?

Mis hijas adolescentes duermen juntas en la misma recamara y comparten muchas cosas, entre ellas varias prendas de vestir; claro que en papel esto podría sonar como una buena idea,  pues así tienen más variedad de ropa para combinar, pero en la realidad no es tan divertido, sucede más seguido de lo que uno podría pensar que… justo el día que una de ellas quería usar el suéter azul que queda tan bien con su outfit, la otra se lo llevó a la escuela pues fue el primero que encontró… y ahí empieza el detonador de una campaña campal, de portazos, gritos y malas palabras…. Al ver que la explosión es inevitable y la tensión va en aumento, su lucha cada vez se hace más fuerte y cuanto más explosivo, más difícil bajarse de este círculo vicioso alimentado de todo tipo de gritos. A este tipo de situación yo le llamo círculo vicioso en potencia y surge a partir de patrones que conducen a un desastre mayor. El “problema” podría ser un tiempo de espera, una pelea o simplemente el suéter azul que lleva semanas guardado sin ser usado. El “problema” también puede ocurrir dentro de alguien, como una profunda tristeza o un volcán de ira que se origina dentro de cada uno de los implicados.

Transformar el círculo vicioso por un círculo virtuoso

Algunos círculos viciosos conducen al dolor y la tristeza, otros conducen al conflicto, si bien podemos aprender de estas experiencias, sin duda, sería más placentero bajarnos del círculo antes de que llegue a estos destinos.

¿Alguna vez te has encontrado en medio de una situación y sabes que se convertirá en un gran desastre? Puedes sentir que se te escapa el control… y aun así sigues adelante. Es como si te empujaran por este camino; Sabes que te traerá problemas, pero parece que no hay otra opción. ¿Cómo te sientes cuando eso sucede? ¿Cuál es el problema al que te lleva?

Cuando me acercó a la zona de batalla y tratando de bajar la tensión dentro del closet me encuentro con dos hijas que argumentan perder el control por estar concentradas en ganar la razón y por ende la discusión, ya sin importar el suéter azul… la idea es tener la razón, es difícil salir de este círculo vicioso, ya que una parte de ellas es seguir luchando a toda costa y cuanto más tiempo se pasan enroscadas en este espiral de insultos más difícil es salir y detenerse, la energía se eleva y las emociones y sentimientos se intensifican. La reacción obvia sería detenerse para evitar que se intensifique, pero no es así.

¿Qué hace el coaching en estas situaciones? Al hablar del tema buscamos patrones que desatan estos chispazos de fuego. Es más fácil notar y resolver el problema ANTES de que el espiral de emociones se ponga en marcha, en los momentos en los que nos sobresaltamos, ignoramos nuestros propios sentimientos, sin poner atención a los mensajes que recibimos de los patrones previamente aprendidos. Retomando esta información y haciéndola un hábito en el ambiente familiar, promoviendo momentos para reflexionar y entender que estamos entrando en zona peligrosa, rozando la frontera del círculo vicioso.  El coaching  asesora a los padres a tener un diálogo previo al remolino de emociones e insultos, con sus hijos,  para promover  patrones de comportamiento que fomenten una comunicación más cercana que promueva tener un espacio en el que sus hijos puedan expresar sus emociones y a la vez sus sentimientos. 

Se recomienda trabajar con los padres, los cuales a su vez dialogarán con sus hijos en las siguientes preguntas reflexivas:  

¿Le resulta difícil darse cuenta de que está entrando en el círculo vicioso?

¿Qué sentimientos te “empujan” a subir al espiral de problemas?

¿Qué sensaciones hacen que el círculo se acelere?

Si pudieras evitar acceder a este círculo vicioso y convertirlo en un círculo virtuoso ¿en qué te ayudaría eso?

¡Buenas noticias! Al observar cuidadosamente tus sentimientos cuando son pequeños, puedes descubrir un secreto maravilloso: hay forma de convertir este círculo que nos hace daño en un círculo virtuoso. Puedes detener estas conductas que nos hacen sentir incómodas antes de tener problemas reales, rompiendo el espiral del círculo vicioso y reiniciando espacios de círculos virtuosos, implementando un plan de acción que lleva al diálogo familiar, exaltando los sentimientos positivos.

Romper un ciclo vicioso puede ser un proceso desafiante, pero con perseverancia y la ayuda adecuada, es posible lograr un cambio positivo en su vida.

No dudes contactarmer por cualquier duda

círculo vicioso por un círculo virtuoso
Scroll al inicio